Me dijo que todo parecía cuesta arriba. Si algo tenía que salir mal, lo hacía. Cuando salía bien le costaba sangre, sudor y lágrimas.

Entonces comenzó a soltar lo innecesario y un día el éxito comenzó a asomar tras el muro que poco a poco se derrumbaba. Ahora todo fluye.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s